Te invito a leer este post: "Comunicación científica en transformación, en busca del método digital", una invitación de TicWisdom para reflexionar desde la práctica sobre las retos y oportunidades que nos brinda Internet para mejorar la comunicación y aproximar la ciencia y la tecnología a la sociedad (especialmente, empresas y ciudadanos).

Ha costado tiempo y esfuerzo, lo reconozco, pero ha sido una gran oportunidad para pulsar por fin "pause" en este día a día acelerado, reflexionar sobre el trabajo que hacemos en el Observatorio Virtual de Transferencia de Tecnología (OVTT) y compartir con vosotros algunas ideas personales y experiencias, con la intención de alimentar el debate vital que existe hoy en las instituciones científicas entorno al uso provechoso que hacemos de Internet y las nuevas tecnologías para mejorar la comunicación de la ciencia y la tecnología a la sociedad.

Puedes leerlo en TicWisdom:


Muchas gracias a todo el equipo de TicWisdom y, especialmente, a Olga Gil por su invitación y paciencia... Espero vuestros comentarios, experiencias e ideas en la entrada para abrir el debate. ¡Muchas gracias!

Este miércoles 27 de febrero te invitamos a participar en una nueva sesión de Think Commons a partir de las 19:30 (hora española). En ésta abordaremos el debate sobre la Moneda TEJA, como una nueva manera de financiar iniciativas y alimentar el trabajo, participativo y comprometido, en red.

Como bien definen desde TejeRedes, la TEJA es una moneda de networking que sirve como tecnología social para generar comunidad, distribuida o seguimiento de iniciativas. Ésta puede equivaler al valor 1 unidad de moneda circulante o a 1 hora de generación de conocimiento o simplemente 1 hora dedicada a generar redes y conexiones. Además, para registrar la actividad y el compromiso en torno a la TEJA, TejeRedes está utilizando en estas primeras actividades un formulario de Google Drive y Twitter, con la huella digital de @MonedaTEJA y el #nºTEJA.

En suma, conoceremos resultados de las primeras iniciativas desarrolladas con la Moneda TEJA, compartiremos reflexiones e ideas que suscitan y debatiremos juntos otras posibilidades de aplicación.

¡Te esperamos en la sesión #ThinkCommons!.


En estos últimos meses estoy participando en dos MOOCs, un interesante ejercicio para explorar desde la práctica las posibilidades que ofrece esta fórmula de aprendizaje informal y masiva a través de Internet. Una combinación de docencia, tecnología y virtualidad que cada día despierta más adeptos y que, incluso, se está posicionando como una tendencia (o una alternativa posible) capaz de transformar la Educación Superior desde las universidades.

Los MOOCs se expanden con fuerza en el ámbito iberoamericano, diluyen fronteras burocráticas y conectan personas con ganas de aprender e intereses compartidos. En mi caso, además, me están permitiendo evolucionar en la vertiente más social de mi Master DIWO.

Los programas que estoy cursando actualmente son: 
Ambos comparten apellido, ese que alude a experimentos formativos abiertos y masivos en la red, y tipo de promotor, las universidades. Sin embargo, se trata de dos iniciativas muy diferentes entre sí, en cuanto a objetivos, metodología didáctica, estructura del programa, sistemas de evaluación, etc. Propuestas completamente distintas, que despiertan reflexiones dispares entorno a la finalidad y resultados que un alumno puede conseguir a través de su experiencia de aprendizaje y el aprovechamiento desde lo profesional que de todo ello se deriva.

Es tiempo de formular preguntas, cursar las experiencias y explorar los nuevos caminos que el aprendizaje en red nos pone al alcance. Desde mi experiencia, la tecnología no cambia nada, es la transformación pedagógica y relacional que las personas partícipes están dispuestas y comprometidas a impulsar lo que mueve la palanca del cambio.

Estamos en ello, poco a poco. Mientras tanto, os dejo una infografía bastante completa para conocer más detalles sobre los MOOCs:

Fuente: Edudemic

Si estás interesado en conocer oferta formativa de MOOCs que las Universidades iberoamericanas comienzan a lanzar en este ámbito, puedes visitar la plataforma Miriadax.


Este jueves participamos desde el Observatorio Virtual de Transferencia de Tecnología (OVTT), con una comunicación oral, en el I Congreso Nacional de Científicos Emprendedores, que se celebró en Valencia del 7 al 9 de noviembre y fue organizado por la Universidad de Valencia, en colaboración con diferentes instituciones.

Un encuentro promovido desde la inquietud, el empeño y el trabajo de numerosos investigadores y emprendedores, activos en la creación de empresas de base tecnológica o spin off desde Universidades y Centros de Investigación españoles, y que conectados desde hace bastante tiempo a través de LinkedIn han conseguido coordinarse y trabajar en red para montar un primer encuentro que seguro traerá un avance nacional en este campo. 

Durante tres intensivos días, el encuentro ha reunido a más de 200 congresistas, 80 ponencias y comunicaciones orales, que sumado a las más de 50 empresas asistentes, representa una importante muestra de la necesidad que hoy tenemos de abordar el emprendimiento como eje impulsor de la transferencia de conocimiento desde el entorno científico-tecnológico a las empresas y organizaciones del sistema productivo y empresarial de nuestro país, y que ha dado como resultado la fundación de la Red Española de Científicos Emprendedores

Os comparto la presentación que utilizamos en la comunicación oral titulada: "Observatorio Virtual de Transferencia de Tecnología: gestión inteligente de la información para innovar en red"


Son muchas las preguntas, reflexiones e ideas que me llevo de este encuentro. En especial, resultó muy interesante abordar la transferencia de tecnología, en concreto la creación de empresas de base tecnológica, desde la experiencia de investigadores, emprendedores y técnicos que realmente se la están jugando en ello. Personas que en lo profesional han apostado por emprender, por dejar a un lado esa zona de confort que algunas Instituciones Públicas podrían proporcionarles y desarrollar caminos poco convencionales y bien sufridos que abren oportunidades de empleabilidad y desarrollo profesional a muchos otros.

Se habló de cambio, de un mundo globalizado que lo está modificando todo y de unas oportunidades de desarrollo que podemos tener a nuestro alcance si somos capaces de afrontar, a mi modo de ver, lo más complejo y humano en todo esto: nuestra actitud, valores y mentalidad. El mundo se está transformando y las trabas burocráticas son un reflejo más de la necesidad que tenemos de repensar el sistema desde las bases y con las bases, las personas que lo hacemos posible.

Fueron muchos los participantes que despertaron interesantes debates al respecto. Me vienen a la mente, por ejemplo, el espíritu y riesgo de Antonio Molina, socio fundador de Advanced Medical Projects; el temperamento emprendedor de Angeles Heras, socia fundadora de InFiQus; las agallas y valentía de Pilar Mateo con Inesfly Corporation; la claridad de Yanis Katakis, socio fundador de iMicroQ, sobre muchas de las contradicciones en la gestión de estos temas que suman las universidades españolas; o la visión acertada de Armando Astarloa, socio fundador de Soc-e, sobre la necesaria evolución que ha de emerger desde los grupos de investigación para aproximarse a las empresas, entablar estrechas relaciones de colaboración y apostar juntos por la transferencia de conocimiento y tecnología. En suma, testimonios que siguen reflejando que esto, emprender desde la ciencia, es ante todo una decisión personal y coherente con la forma de ver y entender nuestra vida. No hay recetas, son convicciones y compromisos personales en lo profesional.

Sin duda, seguiré profundizando y reflexionando en estas ideas en diversos trabajos de investigación-acción en los que estoy participando actualmente. Mientras, me gustaría conocer tu opinión sobre el tema y por supuesto que reflexiones te llevas de este encuentro, así que te invito a participar aquí abajo, en los comentarios. ¡Gracias!

Alba Santa. Science Commons. Con la tecnología de Blogger.